El código Jomsviking

Ya hace muchos años que algunos esperamos la llegada de un nuevo trabajo de Amon Amarth con más entusiasmo que el que los antiguos mostraban ante la llegada de una invasión vikinga. Amon Amarth son los reyes del metal vikingo porque mezclan como nadie la épica puramente heavy, herencia del power metal, con la brutalidad del death. Esto último ya sólo se consigue gracias a la potentísima voz cavernosa de Johan Hegg, sin duda uno de los más grandes frontman de nuestro tiempo. Vozarrón y carisma.

Y digo esto porque el viraje de los suecos en lo musical ha sido muy paulatino, pero ha sido. Desde el mítico With Oden on Our Side los Amon Amarth se empeñan en darle una capa más de heavy melódico a su sonido, que empezó siendo muchos años antes, puramente brutal, oscuro y cavernoso. Cercano al doom. Y desde entonces se empeñan en no defraudar.

Jomsviking es su primer disco conceptual, lo cual era cuestión de tiempo que ocurriera en una banda acostumbrada a narrar historias. Para quien no esté muy familiarizado con ellos, los Amon Amarth suelen narrar historias de la mitología nórdica a través de sus canciones a modo de documental. Por primera vez aquí, sin embargo, hacen un ejercicio de ficción histórica y cuentan una historia nacida del lápiz de Hegg. Eso sí, con la saga Jomsvikinga como contexto.

Precisamente lo que habíamos sabido de los suecos durante los últimos años fue que su batería, Fredrik Andersson, dejaba la banda y que Hegg participaría en la película Northmen haciendo (adivinad) de guerrero vikingo. Precisamente, creo que la moda de la narración nórdica, sobre todo gracias a la serie Vikings, pero que ya se vino anunciando en el mundo de la música metal a través de la aparición de tropecientas bandas, ha podido influir en la decisión de hacer un álbum conceptual.

Edición especial de Jomsviking que vale un riñón y llega a ttu casa en drakkar

Edición especial de Jomsviking que vale un riñón y llega a ttu casa en drakkar

En cuanto a lo musical, era de esperar que se pudiera suplir la batería sin mucha queja. El encargado de tomar las baquetas ha sido Jocke Wallgren, que pasa la prueba y se queda como batería para la gira de este disco, pero no es miembro oficial de la banda.

Antes del lanzamiento del álbum conocimos el tema que lo abre, First Kill. Mi impresión es la misma que con casi todo lo que hacen estos tíos en los últimos años: cada nuevo single de adelanto de Amon Amarth es un pepino. Lo mismo pienso del otro tema que conocimos gracias al vinilo que regalaron con la revista Metal Hammer del mes pasado: At Dawn’s First Light. O, por ejemplo, el tema homónimo de Jomsviking, que también pasará a formar parte del repertorio de esta gran banda. Grandes himnos.

Para apuntarse también el final de One Thousand Burning Arrows; el riff casi rockanrolero de Vengance Is Mine, con su épico punteo final… Con Raise Your Horns lo están poniendo a huevo para levantar las manos en directo y en A Dream That Can Not Be colaboran con Doro. Si bien esta canción no es nada del otro mundo, es interesante el guiño a una pionera del metal épico. Los curiosos pueden oírse sus trabajos con Warlock.

Posiblemente su álbum más melódico hasta la fecha es también el más atrevido a la hora de lanzarse a mostrar cosas nuevas dentro de su obra. Cosas nuevas pero muy dosificadas, eso sí. Yo personalmente me alegro de que ya no se sientan obligados a sincoparlo todo. Eso sí, parecen estar muy lejos de llegar al nivel de innovación de los pioneros del viking metal Enslaved, que el año pasado nos dejaron una joya que mejora cada vez que la oigo (ahora me arrepiento de no haberla valorado mejor en su momento).

No creo que nadie se sienta defraudado por Jomsviking, aunque, desde luego, la narración de la historia sobre un hombre que debe exiliarse por culpa de un asesinato en defensa propia (o algo así, mi nivel de inglés no está mal pero entender a la perfección un disco de death metal vikingo es otro nivel) no termina de ser muy interesante si no fuera por el contexto histórico.

Desde luego, la narrativa del disco es la parte más floja y como disco conceptual es como Jomsviking deja que desear. Eso sí, con estos suecos uno siempre aprende cosas nuevas sobre mitología nórdica y puede corear temazos.

Amon Amarth - Jomsviking
9.5Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies