Las portadas de Iron Maiden son un elemento central de la cultura del heavy metal. Eddie, su mascota, ha acabado siendo la representación visual del grupo hasta el punto de que Dereck Riggs, el creador de Eddie, ha llegado a asegurar en una entrevista que el grupo está hecho para hacer dinero con el merchandising, no con los discos. Sea como sea, está claro que las portadas de los discos de Iron Maiden son un universo que cualquier fan de la banda disfruta explorando.

Su música ha evolucionado en 35 años de carrera y con ella sus ilustraciones, siempre protagonizadas por Eddie. Ésta es la historia de Iron Maiden a través de sus portadas.

1980 – Iron Maiden

album_iron_maiden_self_titled__portada¿Un Eddie punk? Esta portada tiene una historia curiosa. Al ver a un Eddie con el pelo de punta y tras oír el sonido sucio de un disco que se tuvo que grabar deprisa y corriendo por culpa de la presión de la compañía, mucha gente apuntó que Iron Maiden había hecho un disco de punk camuflado. Al menos, entendían que Iron Maiden tenía algo de punk, la moda del Londres de la época. Nada más lejos de la intención de la banda. Cuando el realizador de documentales Dunn McFadyen le pregunó a Steve Harris si reconocía cierta influencia del punk en su música él contestó: “No me compares con esa mierda, por favor“. Con respecto al Eddie pelopincho, puede que Steve esté tan descontento con la carátula del disco como con su sonido.

1981 – Killers

album_iron_maiden_killers__portadaYa con melena, para que nadie se piense. Eddie acaba de cometer el que suponemos que no es su primer crimen. Por lo demás, sigue un poco con la misma línea que su predecesora. Presenta a un Eddie nocturno y callejero que ha salido a hacerle la competencia a Jack el Destripador por las calles de un Londres brumoso. Desde sus primeros tiempos la banda combinaba unos aires oscuros de relato de Poe (de hecho en este disco hay alguno) con el rollo callejero que imprimía su cantante del momento, Paul Di’Anno.

1982 – The Number of the Beast

album_iron_maiden_number_of_the_beast_portadaAlgún beato de turno entendió que Iron Maiden hacía apología del satanismo con este disco. No repararon en dos cosas: que los trabajos de Iron Maiden no tenían ni la más mínima coherencia argumental (lo que se terminaría de demostrar con Powerslave) y que si bien aparece un diablo controlando al hombre (no entiendo por qué demonios, nunca mejor dicho, eso es hacer apología del satanismo) también aparece un Eddie controlando al diablo. El mensaje está bastante claro, Eddie está por encima del bien y del mal. Eddie es más listo que el diablo.

1983 – Piece of Mind

album_iron_maiden_piece_of_mind_portadaA Eddie le han rapado su salvaje melena para lobotomizarle y encima le han puesto una camisa de fuerza. Pero ni así. Todo parece indicar, de alguna manera, que se va a quitar las ataduras y va rodar a toda velocidad cual Diablo de Tasmania en cuanto empiece el riff de The Trooper. Parece ser que el título original del trabajo iba a ser Food for Thought. Finalmente se decidieron por Piece of Mind. Eso explica que la portada use la idea de locura como tema principal. De hecho, en el reverso del disco se pueden leer unos versos de la Biblia en los que se cambia la palabra Pain por Brain.

1984 – Powerslave

album_iron_maiden_powerslave_portadaSe suele considerar el primer intento de hacer un disco conceptual por parte de los de Londres. Aparece un Eddie faraónico al que se le rinde pleitesía durante una ceremonia en el antiguo Egipto. Y es que la banda ya había alcanzado cierto nivel de adoración. Aunque esta imagen aventura un trabajo que habla sobre las tierras del Nilo, se trata sólo de una portada. La primera canción trata sobre los pilotos británicos de la Segunda Guerra Mundial, así que de disco conceptual nada de nada. Observese también el detalle de que la escalera parte de la farónica entrepierna de la mascota de Maiden.

1986 – Somewhere in Time

album_iron_maiden_somewhere_in_time_portadaTras la salida de Blade Runner, eso del futuro distópico y el rollo steampunk estaban muy de moda. Las ilustraciones de Somewhere in Time suelen ser las más queridas por los fans, ya que están plagadas de pequeños detalles que uno se puede pasar cantidad de tiempo buscando y descifrando. La mayoría son guiños al pasado del grupo, que ya comenzaba a tener una parafernalia bastante extensa y seguida por sus admiradores. En las portadas de los singles pertenecientes a este disco aprecian también varios guiños a Star Wars, como en el caso de Stranger in a Strange Land. Una vez más, todo parece estar muy jodido a su alrededor, pero Eddie se mantiene firme e incluso desafiante. La ilustración de tipo futurista, además, concuerda muy bien con los sintetizadores electrónicos que se añaden por primera vez a la música.

1988 – Seventh Son of Seventh Son

album_iron_maiden_seventh_son_of_a_seventh_son_portadaEnigmática portada en la que se ve a un Eddie dando a luz ¿a otro Eddie? Quién sabe. En segundo plano podemos ver, como atrapadas en el hielo, más referencias a pasados trabajo del grupo. Además de las figuras de hielo con Eddies de otras portadas congelados, podemos ver que el protagonista de Seventh Son of a Seventh Son, conserva las secuelas físicas de la lobotomía que le hicieron en Piece of Mind o el visor láser en el ojo izquierdo que tenía en Somewhere in Time.

1990 – No Prayer for the Dying

album_iron_maiden_no_prayer_for_the_dying_portadaUn disco que quizás esté algo infravalorado, pero está claro que es el primero en el que bajan el nivel. Su portada es una de las que tiene más historia y la que más cambia con las reediciones del 98. De hecho, al retirar al hombre al que Eddie estrangulaba, cambia por completo. Pasa de ser un Eddie que estrangula a alguien a ser un Eddie que se alza de entre los muertos. El estrangulado en cuestión era el telepredicador Jimmy Swaggart, por cierto. Uno de los beatos que les acusó de satánicos, en su moemnto. La cosa había llegado hasta el punto de que el líder de la banda lo llevó a juicio.

1992 – Fear of the Dark

album_fear_of_the_dark_iron_maiden_portadaUna de las ilustraciones más icónicas que, junto con la canción que le da titulo al elepé, conforman uno de los trabajos más icónicos del grupo. Y eso que es uno de sus discos más flojos. Pese a que cuenta con algunas canciones más clásicas de su historia, la mayoría de composiciones dejan mucho que desear. Al poco, Bruce Dickinson abandona el grupo y el fin de la época dorada se confirma. Esta portada es la primera que no sale de la mano de Dereck Riggs, por cierto. El encargado de sustituirle fue el artista gráfico Melvyn Grant.

1995 – The X Factor

album_iron_maiden_x_factor_portada.jpg

Este disco en realidad tiene dos portadas, ambas bastante gore, la verdad. La idea era que uno pudiera darle la vuelta y dejar la que más le gustara. Esta vez el encargado de hacerla fue Hugh Syme, autor de portadas para grupos como Rush, para quien además había diseñado el logotipo de la banda. Las ilustraciones reflejan perfectamente el caracter oscuro e instrospectivo del álbum, el primero con Blaze Bayley como cantante. La cirugía que le hicieron a Eddie diez años antes se queda en nada comprada con la tortura que sufre ahora.

1998 – Virtual XI

album_iron_maiden_virtual_xi_portada

Una vez más, como con Somewhere in Time, los Maiden se adaptan a los tiempos que corren. A finales de siglo se llevaba eso de la realidad virtual, así que se muestra a un chaval que entra en el universo paralelo de Iron Maiden (un mundo destruido y en llamas) con un aparato de realidad virtual por el que suponemos que se puede oír la música del grupo. Para gustos los colores, se suele decir, pero está claro que es una de las peores portadas para uno de sus peores trabajos musicales. El siguiente recopilatorio de la banda incluiría un videojuego para ordenador y seguiría explotando esta nueva faceta de un Eddie virtual.

2000 – Brave New World

album_iron_maiden_brave_new_world_portadaUna vez más nos encontramos con un futuro distópico, al igual que en Somewhere in Time. Esta vez, sin embargo, Eddie no parece tener que ganarse la vida vagabundeando por las calles sino que, como en The Number of the Beast, está por encima de todo. No queda muy claro si Eddie es el causante, la solución, o de qué manera influye en la sociedad futurista de Londres que hay bajo su faz. Una cosa sí que está muy clara: él está muy por encima de todo eso. Vuelven Bruce y Adrian Smith al grupo y, seguramente para celebrarlo, vuelve también Derek Riggs a hacer la portada. Porotro lado, aunque en las primeras era algo que se suponía, ésta es la única carátula en la que queda claro que el escenario es la ciudad de Londres.

2003 – Dance of Death

album_iron_maiden_dance_of_death_portadaEste álbum tiene unas ilustraciones fuertemente influenciadas por la película Eyes Wide Shut, obra póstuma del director Stanley Kubrick. Ahora Eddie no trae la muerte, ahora Eddie es la mismísima muerte. En ese momento debió parecerles que molaba una portada hecha con ilustraciones 3D por ordenador. Personalmente, es una de las más ridículas portadas que recuerdo de cualquier grupo.

2006 – A Matter of Life and Death

album_iron_maiden_a_matter_of_life_and_death_portadaUn asunto de vida o muerte, eso es para la mayoría de los fans de Iron Maiden este tema. El grupo ya había usado en innumerables ocasiones las historias bélicas, especialmente desde el punto de vista británico. Esta ilustración muestra seis soldados, igual que seis son los miembros de la banda. Uno de ellos es un Eddie que es obvio cabecilla de todo lo que ocurre. Detrás de ellos parece que han dejado un rastro de devastación.

2010 – The Final Frontier

album_the_final_frontier_iron_maiden_2010_portadaUna vez más, de vuelta con el rollo futurista. Eso de la Frontera Final hacía indicar que sería el último trabajo de la Doncella. Un dignísimo trabajo que confirmó al grupo en su faceta musical más progresiva. Las portadas de los singles de este trabajo se hicieron imitando los pulp fiction de los 50. Para el LP se optó, sin embargo, por una ilustración con estilo más personal de Melvyn Grant. Grant se convierte así en el único artista, junto con Derek Riggs, que ha hecho más de una carátula para Iron Maiden.

2015 – The Book of Souls

the-book-of-souls-iron-maiden-portada

El primer disco doble de Iron Maiden usa una portada bastante simple. Sencillamente, un Eddie al estilo indígena sobre fondo negro. Sólo algo de sangre corriendole desde el cuello dan idea de que haya pasado algo más. Las ilustraciones del álbum adoptan un estilo tribal. Esta misma idea se refleja con la tipografía del título del álbum. Mientras, el logótipo de Iron Maiden aparece por primera vez desde hace muchos años como en sus primeros álbumes: con el rabo de algunas letras sobresaliendo hacia abajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies