Neil Young Never Sleeps

El eterno sueño de los hippies

¿Os acordáis de ese tío negro que salía en la película El Sargento de Hierro? El que se hacía llamar el Ayathola del Soul, el Padrino del Funky, el Sultan del Rock and Roll… ¿En el mundo real quién podría ser ese músico que ostentara más títulos que la Duquesa de Alba y el Barça de Guardiola juntos?

Por lo pronto, para calificar a Neil Young a mí se me ocurre el del Eterno Hippy –al año siguiente a Woodstock del 69 entró en uno de los grupos que actuaron en el mítico festival- y el Padrino del Grunge –en los 90 se rajó la camisa de leñador y se distorsionó la guitarra y, ya puestos, toda su música-.

En 2012 nos dejó un álbum de música tradicional estadounidense –no le detienen pequeños inconvenientes sin importancia, como ser canadiense- y otro de rock psicodélico –el Eterno Hippy-. Y eso fue con más de 65 años y al poco de haber sufrido una operación cerebral.

Pero por el camino nos dejó también un par de películas, un festival benéfico anual, más de 25 álbumes de estudio en solitario y otros tantos en varios grupos… En fin, la obra del viejo Neil es inabarcable hasta para sus fans; que necesitarían dedicarle una vida entera a su obra, igual que hace él, y aun con eso sería difícil seguirle el ritmo.

Aquí, para empezar, vamos a hablar de cómo empezó. De sus primeros discos en solitario, porque sus colaboraciones y apariciones estelares también se merecen un artículo o dos. Pero ese es otro tema…

Neil Young - 1968 - Portada

1968 – Neil Young

Tras haber formado parte de Buffalo Springfield, el grupo recordado por haber hecho la canción de Forrest Gump; y tras haber dado unas cuantas vueltas por el mundillo del folk en la California de los 60, el debut en solitario de Neil Young es peor de lo que lo que suele ser el debut de un artista mítico. Ni triunfó en su momento ni se le pretende rescatar más de 30 años después.

Eso sí, su icónica portada le da cierto aire de mito a esta ópera prima.

Neil Young - Everybody Knows This is Nowhere - Portada

1969 – Everybody Knows This is Nowhere

Su segundo álbum y su primera obra maestra. También es el primero con Crazy Horse, la banda soporte que aún le acompaña tras décadas de carrera y millones de kilómetros.

Muy recordado por el tema de apertura, Cinnamon Girl. Con esa duplicidad entre la fuerza machacona del riff distorsionado y la voz aniñada que le sirvió para sentar cátedra en estilos que surgieron tras gente como él, y que todavía tratan de imitarle.

En 40 minutos le da tiempo a marcarse dos temas de más de diez minutos –Cowgirl in the Sand y Down by the River– que son, casi todo, solos de guitarra épicos.

Los tres temas mencionados fueron compuestos y grabados por un Neil que tenía casi 40 grados de fiebre, por cierto.

Neil Young - After the Gold Rush - Portada

1970 – After the Gold Rush

Otra obra maestra. Acababa de empezar la década y ese “extraño artista” como lo había definido un crítico de la Rolling Stone, ya había hecho casi de todo.

Empieza con Tell Me Why, una canción folk en la que remarca esa capacidad de elegir los acordes perfectos y hacerlos encajar mágicamente. Sigue con una canción al piano que lleva el mismo título que el disco y no se le queda atrás.

Todo el disco transcurriría así, con ese toque certero y suave a las notas de no ser por Southern Man. Vuelve a combinar el repaso al mástil de la eléctrica con su voz nasal y aniñada que de vez en cuando se permite un leve berrido para gritar contra los problemas raciales que se daban en el sur de Estados Unidos en esa época.

Esta cuarta pista del álbum es recordada, además de por ser una de sus mejores canciones, por haber sido una de las que dio lugar a la canción Sweet Home Alabama de Lynyrd Skynyrd –también conocida como la otra canción de Forrest Gump. Pero ese también es otro tema.

Neil Young - Harvest - Portada

1972 – Harvest

Su obra más recordada. Con este álbum es con el que definitivamente el Eterno Hippy recoge la cosecha del éxito trabajado durante años de sudor sin una semana de vacaciones. Un poco de rock, un poco de country, un mucho de folk y hasta algún sonidillo pop se permite el tío.

Apenas debe haber en el mundo un aficionado a la música que no conozca Heart of Gold. Su canción más recordad y versionada. Con 24 años ya cantaba que se empezaba a hacer viejo. ¿Qué pensará ahora al oírlo?

Uno de los temas de la cara B, Alabama, volvía a sacudir las conciencias de la gente sobre lo que ocurría más allá de la línea Mason-Dixon. Finalmente, como ya hemos dicho, hubo quien no tuvo más remedio que cantar que Sweet Home Alabama le pese a quién le pese.

Neil Young -Time Fades Away - Portada

1973 – Time Fades Away

Ese disco polémico que todos los grandes hacen después de triunfar al máximo nivel. Fue un LP incomprendido y difícil en todos los sentidos de la palabra. Tanto que un periodista de la revista Music World, después de tratar de ser todo lo benevolente posible, terminaba su artículo explicando que estaba deseando el siguiente lanzamiento del Neil porque eso nos dará una idea de “dónde está y hacia dónde va.”

Neil estaba cansado del éxito de las giras, y se había divorciado y vuelto a casar. Todo eso se refleja en esta obra que pasó a la historia más por lo que le rodea que por lo bien que suena.

Neil Young - On the Beach - Portada

1974 – On the Beach

Neil se va a la playa. Posiblemente cansado de tanta fatiga. Más hastiado del éxito que del fracaso. Pero hace un disco algo más alegre pese a todo.

¿La producción es algo más ruidosa de lo que cabía esperar? A estas alturas ya nadie sabía qué cabía esperar. Después del éxito de Harvest, ya parece que nadie va a quedar del todo contento con nada de lo que haga así que él opta por no que no le importe demasiado.

Es uno de sus LPs más revindicados por los fans con el paso de los años, pero en su momento poca gente parecía estar satisfecha. Una vez más suena el blues en repetidas ocasiones, suena un banjo… Y pese a desprender ese aire melancólico es un trabajo algo más colorista que los que le rodean.

Neil Young - Tonight's The Night - Portada

1975 – Tonight’s The Night

Grabado originalmente antes de que se fuera a la playa pero a la venta en las tiendas un poco después. Una vez más, el aspecto del trabajo no miente. Nos encontramos con un Neil nocturno y que no hace más que ahondar en el sonido poco claro y definido que dejaba cada vez más confusa a la gente sobre su futuro y su presente. Danny Whiten, guitarrista de Crazy Horse acaba de morir de sobredosis y eso se nota en el sonido dolorido. El sueño hippy se estaba apagando.

El bajo nunca había tenido tanto protagonismo en su música como el momento en el que empieza a sonar el tema de apertura de este disco. El único aquí que ha sobrevivido en su repertorio.

A muchos les gusta, pero desde Harvest mucha gente no sabía muy bien qué es lo que hacía ese “extraño músico”.

Neil Young - Zuma - Portada

1975 – Zuma

En el mismo año en que Tonight is the Night sale a la venta, aparece el disco con el que Young decide volver a pegar un golpe sobre la mesa. Así de rápidas van las cosas en el rancho del tío Neil.

Zuma es recordado años después por haber sido uno de los inspiradores del sonido grunge. Aquí, posiblemente harto de ceñirse a lo que debe, vemos otra vez a un músico que sabe que sus únicos límites son los que él se ponga.

El canadiense hace por primera vez un disco puramente de guitarra distorsionada. Hardrockero y ruidoso a más no poder cuando la gente aún no tenía muy claro si eso del hard rock era un estilo y la mayoría no había escuchado la expresión “heavy metal” en su vida. Uno de los trabajos que ayudan a sentar las bases del rock duro que estaría por venir.

Décadas después, trabajos como éste serían mencionados como inspiración por los músicos de la escena de Seatle. Entre ellos están los Pearl Jam. Young se quedó prendado de esta nueva explosión de sonido de los 90 y se fue de gira con ellos. Por si le quedaba algo por hacer consigue el mote de Padrino del Grunge.

Así, se suele mencionar su disco del año 90 Ragged Glory como su segundo trabajo de grunge. Zuma sería el primero. Y estamos hablando del año 75.

Neil Young - American Stars 'N Bars - Portada

1977 – American Stars ‘N Bars

En 1976 no hubo disco de Neil Young, pero sí de la Stills-Young Band. Un año de paréntesis debió parecerle mucho y para 1977 aparece otra obra como las que le hicieron grande.

Empieza con un Old Country Waltz, sigue con un riff eléctrico… y para mitad del trabajo ya está claro que aquí volvemos a tener una muestra de menos de 40 minutos de todo lo que es capaz.

Al final de metraje está una de sus más grandiosas obras, Like a Hurricane. Ocho minutos de clases de guitarra eléctrica para vestir una canción de cantautor consagrado: I am just a dreamer / but you are just a dream.

Neil Young - Comes a Time - Portada

1978 – Comes a Time

Con la portada debía pretender dejar una cosa clara desde el principio… Un disco de puro folk. Armónica, acústica y sombrero de paja es todo lo que suena en este fantástico trabajo. También se oye un poco de violín en un par de canciones, como la que le da nombre al disco y que está entre sus más históricas; y la guitarra eléctrica en sólo una, Motorcycle Mama: una especie de bonus de regalo. Para que no nos durmamos.

Para el recuerdo quedan también canciones magistrales de su disco con más sabor a cantautor. Todas ellas reposadas y exquisitas, como la versión de Four Strong Winds o la mágica Lotta Love.

Neil Young - Rust Never Sleeps - Portada

1979 – Rust Never Sleeps

Grabado en parte en directo, en parte en estudio. Rust Never Sleeps es su último gran clásico.

Diez años después de Woodstock ya parece que todo queda muy lejos, los 80 eran cuestión de días, y el primer corte que oímos es una obra maestra para la historia del rock. No sólo por lo buena que pueda ser la canción en sí –perfectamente puede ser la mejor de su carrera-, sino también por todo a lo que hace referencia.

Para empezar, My My, Hey Hey (Out Of The Blue) es un epitafio para el sueño hippy. Un punto final al primer rock firmado por uno de sus protagonistas:

The king is gone but he’s not forgotten / This is the story of a Johnny Rotten

Ya habían pasado muchas cosas en muy poco tiempo. Muchas cosas desde ese mítico verano del amor, y Woodstock quedaba lejos. Entre tanto rock and roll, tanta paz y amor y tanto LSD; para algunos ya empezaba a ser un difuso recuerdo. Otros ni siquiera estaban ya.

Y para terminar, Hey Hey, My My (Into The Black). La misma canción pero en versión eléctrica.

Además, este álbum daría lugar a la grabación del soberbio directo Live Rust, en el que se puede oír la arenga de uno de los organizadores del festival de Woodstock, en el que le grita a los asistentes:

¡Si lo deseamos con la suficiente fuerza, quizás paremos esta lluvia!

Justo entonces empezó la tormenta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies